917-27-45-14
info@helveticasescueladeescritura.com

La Escuela

la escuela

Helvéticas/Quiénes somos

Lo que escribes siempre genera un halo sobre lo que vives, una imagen superpuesta que vuelve la experiencia más grande, más sabrosa, más… propia: la escritura puede convertirse en una casa, en un espacio para toda la vida.

¿Se puede enseñar a escribir?

Helvéticas nace en el año 2009, en colaboración con la escritora Silvia Nanclares. Desde entonces, más de mil alumnas han pasado por aquí.

Nos dimos cuenta del poder de la imaginación como motor de cambio y transformación. Por eso la escritura y la lectura como herramientas de empoderamiento se han convertido en el pilar de nuestro proyecto.

Creemos en la fuerza capacitadora de la ficción. Las crisis de valores también significan aperturas a nuevas posibilidades y nosotras aprovechamos el momento presente para reformular nuestra identidad y negociar con la realidad que pretende escribirnos de un modo muy interesado y parcial.

Queremos ser imperfectas, equivocarnos, aprender de los errores, volver al camino y más sabias o más inocentes, seguir intentándolo. Seguir consiguiéndolo.

Con la escritura podemos darle la vuelta a los tópicos y los estereotipos. Necesitamos nuevos símbolos, cuentos, palabras clave, alegorías, eslóganes. Si no los escribimos nosotras, los escribirán por nosotras.

Reconocemos además la complejidad y el sincretismo que significa ser mujeres hoy día y reivindicamos la escritura como ese lugar y ese tiempo de reflexión, imaginación, encuentro, goce y afirmación de una misma. Constatamos la encrucijada que representa hoy en día la masculinidad, entendida como cruce fugaz de identidades fluidas, inestables y en permanente revisión, muchas veces no exentas de conflicto. La escritura nos ayuda a conocernos y a imaginarnos. La palabra transforma desde que brota en el cuerpo.

Así que Helvéticas es una escuela para mujeres que se inventan a través de la imaginación, para hombres que se atreven a contarse y a reescribirse; mujeres y hombres que desean ser y recordarse. Que a través del disfrute del conocimiento colectivo y la exploración, alteran la visión de su realidad y la recrean, aportando así nuevas formas de vivir, de mirar, de contar y de escribir el mundo. Somos una escuela en movimiento para mujeres y hombres en movimiento. La experiencia nos demuestra que trabajar en grupo lo individual nos aporta sensación de pertenencia, la seguridad de sentirnos en comunidad.

¿Se puede enseñar a escribir? Se puede compartir la obsesión, el deseo, la necesidad de escribir y sobre todo el goce con nuestras contemporáneas y antecesoras.

 

Nos dirigimos a

  • Mujeres y hombres con ganas de acercarse y experimentar la escritura o ya familiarizadas con ella, y que deseen profundizar en la significación de la escritura desde lo personal y colectivo.
  • Mujeres y hombres interesadas en el aprendizaje de la escritura como herramienta de empoderamiento.
  • Mujeres y hombres afines al feminismo que quieran experimentar el placer de la escritura o desarrollar las capacidades escritoras.
  • Formadoras, dinamizadoras o animadoras que deseen adquirir recursos de creación para emplearlos en talleres, dinámicas y cursos.
  • Escritoras con interés en profundizar en el enfoque de género.

Buscamos palabras de mujeres, en la ficción y en la teoría, para acercarlas a todas aquellas interesadas en la literatura y la práctica de la escritura: esto incluye citas, bibliografías, referentes históricos y filosóficos. Buscamos también potenciar un espacio compartido como es la red para conectar mujeres con conceptos, conceptos con espacios, espacios con autoridad, autoridad con poder, personal y colectivo, privado y público. Tomar conciencia del sentido de colectivo, la unión y el trabajo en equipo entre mujeres. Porque la división nos hace débiles, la unión y la aceptación nos fortalece.

 

Nuestra metodología es

  • Vinculada a la realidad.
  • Lúdica y divertida. Activa y participativa.
  • Procesual. Abierta y flexible.
  • Comunicativa.

 

Algunas de nuestras ideas-ancla

 

  • El potencial de la escritura.
  • La soledad como experiencia necesaria para nuestra autonomía.
  • Tiempo propio / espacio propio.
  • Autonomía e independencia.
  • Rebajar la autoexigencia: nuestra imperfección, nuestros fracasos también somos nosotras.
  • La distancia de la reflexión.
  • Observación e imaginación.
  • Escritura y autoimagen.
  • El cuerpo escribe.
  • Nuestra memoria como caudal único.
  • Encuentro con nuestro estilo personal.
  • El hábito del placer relacionado con nuestro trabajo.
  • Lectura y escritura como vías de conocimiento y placer.
  • Lectura y escritura. Relectura y reescritura.
  • La literatura como espejo y reflejo de nosotras y nuestro mundo.
  • Lectura y escritura relacionadas con nuestro potencial y nuestra acción.