917-27-45-14
info@helveticasescueladeescritura.com

BLOG

Reflexiones y otras cosas
4 Jul 2016

Perderse: La vida en slow motion

/
Comments0
/

beach-962787

Ya estamos en julio. Las temperaturas suben y suben… En tres o cuatro días, da la sensación de que el mundo (bueno, este mundo del hemisferio norte) ha cambiado de marcha: ¿nos movemos en slow motion o es cosa mía?

Sea, pues. Bienvenida, lentitud. Bien hallado, estío.

Es el momento de parar. Desconectar los ordenadores, silenciar el móvil; ponerles límites a las pantallas que nos acompañan, paso a paso, durante el resto del año. Algunas nos morimos de ganas de dibujar al calorcito de las siestas. Las novelas, esos libracos deseables y gustosos, que llevan todo el invierno tentándonos desde la mesilla de noche, nos guiñan el ojo, y esta vez sí cuela: lectura de vacaciones. ¡En el kiosco de helados de la estación de Atocha (que no quiero mencionar marcas) todavía venden polos! Se nos acortan los vestidos, y los pies se dilatan dentro de las sandalias. Ya huele a protector solar, a cloro y, para algunas, a salitre. Sobran las melenas, y algunas nos las hemos vuelto a cortar; y tan a gustito, oye. Mientras, en la cocina, el zumbido de la gazpachera nos despeja el camino… Paremos los relojes -parece indicarnos-; o por lo menos las mentes.

El deseo de perderse es legítimo, y resurge todos los años, más o menos en torno a estas fechas. Para quienes nos dedicamos a la enseñanza, julio da el pistoletazo de salida a la cuesta abajo: nos deslizamos gozosamente hacia el fondo del mar. O por lo menos del verano. Dejémonos caer, deslicemos sin miedo al chapuzón. Que va a estar bien.

Pues ahí, justo antes de la zambullida, hemos reservado un huequecito para el encuentro, la creación y el disfrute. Después de todos estos años, un encuentro de gente helvética no podía ser de otra forma. La semana del 25 al 29 de julio estaremos aquí, a la sombra de distintos espacios que nos cobijarán del verano madrileño. Escribiendo. Pensándonos. Relatándonos.

Hemos elaborado un programa increíble y jugoso, para disfrutarlo entre todas; con 30 horas de taller divididas en sesiones de mañana y tarde, para escribir y compartir procesos creativos al ritmo de la estación. Porque concedernos el tiempo, y las ganas, es un lujo que solo el verano nos brinda. Vamos a respirar, al mismo tiempo que (nos) escribimos. Y no solo eso. Madrid es mucho Madrid y nosotras sabemos que escribir, no solo se escribe con el culo apoyado en la silla; así que tenemos preparadas unas cuantas sorpresas para, libreta y/o cámara en mano, perdernos por la gran ciudad…

Cinco días de encuentro, contigo misma y con las otras.

Una semana de experiencia Helvética.

Y viva el slow motion.

Leave a Reply