917-27-45-14
info@helveticasescueladeescritura.com

BLOG

Reflexiones y otras cosas
24 May 2017

A MI CUARTO por vacaciones

IMG_2793

Con la lengua fuera y resollando como una perra: así llego yo siempre a junio. Aparte del calor, que lleva días azotándonos en Madrid, los compromisos, los encuentros y, directamente, el trabajo parecen no tener fin. La escritura es maravillosa, pero siempre (SIEMPRE) viene acompañada de diversas actividades que no tienen por qué serlo tanto. Ya hemos hablado muchas veces de cómo todas aguantamos colas, programamos el despertador y pagamos impuestos. Pero además, existen los cumpleaños familiares y el gimnasio. Nueve meses de quehaceres y responsabilidades pesan sobre nuestros hombros.

La Feria del Libro se aproxima (¡sí!), y quien os escribe esto no puede siquiera mover un dedo para celebrarlo. En estos días templados, además de soñar con la cama (esto es, con hacer NADA), mi mente y mi cuerpo (casi, casi mi cuerpo también lo hace) vuelan hasta ese increíble CUARTO PROPIO que eran los veranos de infancia. Yo fui una de esas niñas que lo pasaron mal en el colegio; tampoco voy a contar una película, simplemente no fueron años felices. Cuando llegaba el verano, mi familia emigraba a una pequeña cala situada en el noreste del país, en la aún maravillosa Costa Brava. Sol, aguas azulísimas, mucho pescado y bengalas y petardos por la noche de San Juan… Recuerdo muchas, muchísimas cosas. Pero entre ellas, quizá la que más, eran las sobremesas. Mientras el resto de mi familia seguía tomando el fresco, yo prefería la tranquilidad del espacio interior. La tapicería de la butaca. Después de los deberes (qué manía tenían los padres de los 90 con los deberes en verano…). Las piernas cruzadas, embutidas en aquellas mallas cortas que se pusieron de moda. Más allá de las sandalias y del sol. Siempre con un cuaderno, mi cuaderno de vacaciones, contra las caras internas de los muslos. Escribiendo.

¿Lo habéis probado? No sé bien en qué momento me di cuenta yo de que lo que quería era escribir (puede que alrededor de los 9 años), pero guardo un montón de cuadernos de aquellos veranos: historias de amor, de aventuras, incluso alguna de misterio (transcurría en un tren nocturno, muy parecido al que nos subía a Barcelona desde Madrid, y estaba protagonizada por un niño de 9 años que investigaba un robo… Quizá mi verdadero estreno en la autoficción)… No hay nada como escribir cuando una puede, está relajada y tiene tiempo. Nada como dedicar el verano a aquello que nos permite vernos, mirarnos dentro: y descubrir qué demonios queremos para los meses siguientes. Ponernos en el centro, priorizarnos: ¿para qué sirve el verano si no? ¿Y para qué vale la escritura?

Os invitamos a probarlo, a sumaros a esta aventura increíble que son los veranos escritores. Porque con papel y lápiz, la aventura nos la inventamos nosotras…

IMG_2707

EL CUARTO DE ESCRIBIR es nuestra formación personalizada y adaptada en escritura. Una opción formativa que se centra en las necesidades de cada una. A través de una plataforma y del uso de correo electrónico y chat, se desarrolla por medio de sesiones personalizadas en las que la escuela adapta las herramientas y la metodología a tus necesidades. El cuarto de escribir es un espacio propio, un rinconcito en las sobremesas veraniegas para crear y habitar, con la guía y el acompañamiento de l@s profes de la escuela; con todos los recursos que Helvéticas pone a tu disposición. Y con un precio muy libre. Si quieres disfrutar de tres meses donde la prota serás tú, empuja ya la puerta y mira lo que hay dentro.

 

El de arriba es mi nuevo cuaderno: el de este verano. ¿Cómo es el tuyo? Os recordamos que sigue abierto nuestro concurso veraniego SALSAS: ¿Cuál es la tuya? Y que uno de nuestros talleres de verano puede ser vuestro… Tenéis hasta el jueves 15 de junio para participar:) 

Leave a Reply